Dígalo con mímica

Te diría tantas cosas que no puedo decir con palabras.
Cada vez que no puedo decir lo que siento me quedo mudo, tal vez es lo mejor, a veces es más claro un gesto que una palabra. A veces los gestos son más tercos que las palabras, uno puede cerrar la boca, pero enmudecer el cuerpo es casi imposible, salvo pequeñas excepciones, claro. Salvo que te paralicen el cuerpo con un gesto tan implacable que te dejen durísimo. Tan duro como  con un beso inesperado y solo así se podría decir lo en realidad se siente.
Y a veces los gestos son tan claros que nos dejan mudos, casi con la boca abierta

Anuncios
Publicado en Casi Angeles | Deja un comentario

El amigo invisible

Somos ese aliado que los sostiene, que los mantiene en equilibrio sin que nunca jamás se den cuenta.
A veces es duro que nadie nos vea ni se den cuenta y uno se siente que no es parte de eso.
A veces no saben que nosotros estamos acá cuidándolos en silencio, pero alertas.
Pero en definitiva eso es un amigo invisible, alguien que te cuida sin que lo notes.
Un amigo invisible no anuncia su llegada, simplemente llega, y tal vez uno no se dé cuenta, pero una vez que entro, no se va nunca más.
En el camino se van a sentir solos, van a tambalear pero van a encontrar la forma de hacer pie, de apoyarse en alguien.
¿Eso somos? Eso somos y seremos siempre. El amigo invisible, el aliado, como quieras llamarlo. El que ayuda.

Publicado en Casi Angeles | Deja un comentario

Tus deseos son órdenes

Así Aladino aprendió que los deseos por mas inalcanzables o descabellados que parezcan hay que animarse a intentarlos, arriesgarse a la aventura de dar el primer paso. Y una vez que damos ese primer paso, y aunque la lucha resulte despareja, siempre hay que seguir adelante. No hay que rendirse, como Aladino, cuyo sueño de casarse con la princesa y ser príncipe era un sueño imposible, sin embargo, cuando la llevó a ver el mágico mundo en su alfombra mágica, supo que había hecho bien en dejarse guiar por sus deseos. Porque los deseos muchas veces son buenos guías, nos muestran el lugar hacia donde partir. Como así también, a veces los deseos nos muestran el lugar al que hay que volver. Y como Aladino, cuando volvió al palacio, aprendió que a veces el secreto no es vivir deseando lo que no se tiene, sino querer lo que se tiene. Y una cosa hay que aprender: nuestros deseos no siempre van a cumplirse ya, aquí y ahora. Es parte de la vida aceptar que nuestros deseos no siempre son órdenes para un genio bueno. A veces otros deseos ajenos son los que ordenan nuestra vida, pero lo que nos enseña la historia de Aladino es que el genio que si puede escucharnos siempre no está en ninguna lámpara maravillosa, sino dentro de nosotros mismos. Dentro nuestro hay un genio poderoso que puede cumplir nuestros sueños. Ese genio espera nuestras órdenes y quiere cumplir nuestros deseos

Publicado en Casi Angeles | Deja un comentario

El placer de los dioses

Si a un ataque respondemos con otro ataque lo único que vamos a lograr será un nuevo ataque. Claro que a veces nos atacan tanto que el deseo de venganza es muy fuerte, parece el camino más fácil, no?, dejar las armas y confiar en que la vida va a hacer justicia es difícil, pero a la larga es lo mejor. Dicen que la venganza es el placer de los dioses, pero, para nosotros, simples mortales, la venganza solo trae destrucción, nada más.
Nunca tomes el camino de la venganza porque te va a destruir

Publicado en Casi Angeles | Deja un comentario

Hasta el santo desconfía

Hay mucha gente mala, pero la mayoría no es tan mala.
Yo creo que la mejor opción es siempre no desconfiar, nunca. La desconfianza no sirve. La desconfianza genera intrigas y las intrigas dividen y debilitan.
La desconfianza te debilita y te aísla, terminas desconfiando de todos. Entonces el verdadero mal te lo haces a ti y no a los otros. Los otros te dejan solo, y solo eres más débil, y ahí sí te pueden atacar porque eres vulnerable.
La desconfianza nos recluye, nos hace perder nuevas emociones y nos deja a la deriva. A la deriva estás y si no confías no te relacionas y ahí sí, solo eres muy frágil.
Nos podemos equivocar, confiando en la gente equivocada, pero la mayoría de las veces no es así, confiamos en los amigos.

Publicado en Casi Angeles | Deja un comentario

Palabras

A veces callamos para evitar más dolor
En ese silencio aparecen las palabras que tanto necesitábamos

Un silencio, una palabra sencilla o un monologo irritante
Todo habla, todo dice

Pero a veces no alcanzan ni los silencios ni las palabras
Hay que ir más allá
Pasar de la palabra al acto
Por que el resto es solo un discurso

Publicado en Casi Angeles | Deja un comentario

El Sentido de la Vida

La vida es curiosa, durante años uno se pregunta ¿cuál es el sentido de este baile?, ¿para que luchar?, ¿porque la vida es una eterna pelea?
Si, la vida es curiosa, llena de encuentros, de giros absurdos e inexplicables
La vida tiene esas casualidades tan sospechosas, tanto que nos hacen pensar que todo tiene un para que.
La vida cambia todo el tiempo, no nos deja acostumbrarnos  a un golpe y en seguida vienen otros 3, y uno siempre se sorprende.
Y así sigue uno preguntándose por el sentido de todo, preguntándose el sentido de estar presente en el momento y lugar equivocados, o el sentido de ser bueno o malo, ¿abra premios y castigos para unos y otros?
Uno puede vivir haciéndose esas preguntas y muchas otras más, pero en el fondo, todo se resume en una solo “¿Cuál es el sentido de la vida?”
Uno pasa la vida preguntándose el sentido de la vida
Esperando ese algo que falta y que nos hará felices
Tal vez la respuesta sea que la vida no tiene sentido, que la vida simplemente se vive
y simplemente viviendo podamos decir al final que nuestra vida valió la pena

Publicado en Casi Angeles | 2 comentarios